9 de octubre de 2011

Ideas de negocios: Qué hacer con tantas y por qué fracasan los negocios


Ideas de negocios:

Qué hacer con tantas y por qué fracasan los negocios.

¿Cómo les ha ido últimamente? Aún sin poder implementar su sueño en una empresa, ¿verdad?
Estamos iguales.

Definitivamente, el emprendimiento es una pasión. Puedes gustar de muchas y diferentes cosas, pero si tienes el don de ver oportunidades en cada lugar que vez y piensas en aprovecharlas sin importar de lo que suceda alrededor, es porque eres, realmente, un emprendedor.

Según encuestas estadounidenses, los emprendedores fracasan 3,4 veces antes de triunfar en sus empresas. ¿Eso quiere decir que desperdiciamos más de 3 ideas antes de emprender la “verdadera”?
Porque, si es así, yo no quisiera “sacrificar” 3 ideas de negocios para poder alcanzar el éxito con la cuarta. Deberíamos aspirar a triunfar con las 4 ideas.

Ustedes y yo sabemos lo difícil que es conseguir una idea de negocios que te haga pensar más de 10 veces si funcionaría; las que no funcionarían, las piensas una sola vez.
Entonces, a sabiendas de esto, ¿estarían dispuestos a sacrificar sus ideas para adquirir la “experiencia” necesaria y triunfar con la cuarta?

Gracias a Dios, podemos aprender también de las experiencias de otros.



Pero, antes de fallar 3 veces, veamos cuáles son los mayores motivos que hacen fracasar los negocios en menos de 18 meses, según GestioPolis.com:

1.    Falta de experiencia.
         Un empresario sin experiencia profesional carece de conocimientos al nivel de un empleado. Hay que ser empleados alguna vez para poder manejar alguno (o muchos).
        
2.    No se tiene una estrategia de mercadeo.
         ¿Qué se puede esperar de una compañía que tenga una paupérrima estrategia de mercadeo? Que acuda a ofrecer sus servicios en una hoja de papel común y corriente. Tiene el fracaso como destino asegurado.
        
3.    Optimismo exagerado.   
Un aporte de mi madre a mi vida financiera fue decirme que siempre trabaje con perfiles bajos para ingresos y altos para gastos. Así el ingreso o gasto real estará cubierto por nuestra provisión.

4.    Tiempo de preparación.
         Aunque si demoramos mucho, es posible que alguien se nos adelante, no podemos lanzarnos al toreo con una venda en los ojos y una escoba. Hay que preparar el proyecto de una manera muy detallista.

5.    Carencia de capital de trabajo.
         Es algo que creemos lógico, pero que la gran mayoría no lo toma en cuenta para armar su presupuesto y, mucho menos, para el diario.

6.    Costos iniciales altos.
         Trabajar en una empresa grande y consolidada nos hace pensar que, al momento de abrir la nuestra, debemos manejar los mismos estándares de calidad y compra de activos. Lo que nos hace caer en gastos, al principio, innecesarios. Error garrafal.
        
7.    Las consecuencias de un crecimiento temprano.
         Publicitar su empresa y crecer las ventas vertiginosamente tiene un efecto negativo si es que nuestra producción no está preparada para ello. Podríamos incurrir en incumplimiento con nuevos clientes y correríamos el riesgo de manchar nuestra nueva reputación.
        
8.    Confundir el efectivo con las utilidades.
         Un error grandísimo que me tocó ver en una empresa para la que trabajé cerca de un año. Al ser una empresa pequeña, el contacto con el dinero es muy cercano, lo que nos puede llevar a usar el dinero en cosas ajenas al giro del negocio, confundiendo circulante con utilidades.

9.    Una ubicación errónea.

10. Seleccionar y dirigir al personal.
         A mayor filtro, mejor personal. Elegir los mejores filtros: entrevistas, CV, intereses, etc.
        
11. No llevan contabilidad.

Pues bien, si analizamos estos factores comunes para el fracaso de nuevas empresas, es posible que reduzcamos la estadística de 3,4. Así aprovecharemos mucho más nuestras ideas antes de desperdiciarlas en busca del éxito.

Pero el problema, quizás, no sea el fracaso de los negocios. Hay algo que también nos puede ayudar a no engrosar esa estadística de fracasos, es: la elección de la mejor idea para emprender primero.
Digamos que tienes 10 ideas de negocios anotadas en tu libreta, cada una con ciertos apuntes; a priori, piensas que todas serían un éxito total luego de ser implementadas (todos los emprendedores pensamos así). Todas las ideas son de diferentes mercados: financiero, deportivo, educativo, coaching, etc.

Existen muchas maneras para comparar ideas de un mismo, o diferente, entorno para elegir la mejor (en papeles); te dejo el link de un artículo para eso:

Pero como, muchas veces, el emprendimiento no es sólo papel, sino la determinación que tengas con tus ideales, la cantidad de esfuerzo que uses y el amor por lo que haces. Ese es el factor clave del emprendimiento, el amor por lo que haces.



Entonces, la mejor idea para aplicar siempre será aquella con la que más cómodo te sientas, la que mejor domines, la que ames.

Está de más decirte que la idea que implementes, muy aparte de venerarla, tienes que prepararla como a cualquier otra. La diferencia con las otras es que, así te cueste, va a ser menor el costo y mayor el amor.

Les dejo un video que los ayudará a crear tareas para sus ideas:




Comenta lo que desees, gustoso estaré de leerte. ¡Saludos!

¡Larga vida al emprendimiento!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

buen articulo...super bien resumido, refrescante y facil de leer. Espero leer mas en el futuro

Ramiro dijo...

@Anónimo

Me alegro mucho que te haya gustado. Estamos trabajando en el siguiente post. Sería agradable que este blog se comparta.

Saludos!

Ramiro

Publicar un comentario

Loading...
 

¡Vivir para emprender! Design by Insight © 2009